Debut victorioso e histórico de Alexander Rossi en el centenario de las 500 millas de Indianápolis

1

El Domingo 29 de Mayo se disputó nada más y nada menos que la edición número 100 de las prestigiosas 500 millas de Indianápolis, y la carrera una vez más cumplió con las expectativas.

No defraudó la carrera del centenario, en un final dramático donde se disputaron la victoria Alexander Rossi, Josef Newgarden y Carlos Muñoz. Sería finalmente el piloto Estadounidense quien se llevara la victoria, y por los pelos. Crónica obtenida de revista safety car.

A principios de año, estaba compuesto y sin asiento. La preferencia de Manor Racing por el cuarto clasificado de la GP2 de 2015, Rio Haryanto, dejaba al subcampeón del certamen sin hueco en el Gran Circo tras disputar cinco Grandes Premios de Fórmula 1. A su rescate vinieron Bryan Herta y Michael Andretti con una propuesta: relanzar su carrera en la IndyCar en un equipo competitivo. Rossi, “criado” en circuitos europeos y reacio en un principio hacia el automovilismo americano, aceptó el reto. Así se gestó la situación que ha desembocado en un escenario absolutamente insospechado: Alexander Rossi ha ganado la edición número 100 de las 500 millas de Indianápolis, al primer intento.

La victoria de Rossi, que era décimo a 34 vueltas del final, se fraguó gracias al fuel gamble: una estrategia típica de las carreras de óvalos en la que un piloto alarga un stint más allá de lo recomendable por consumo de gasolina para ahorrarse una parada. Uno tras otro, todos los pilotos efectuaron una parada en los últimos 10 giros, salvo Rossi, que acabó la carrera con un último stint de 36 vueltas. En el último giro se quedó sin gasolina, pero hizo valer su ventaja de 15 segundos y logró ver la bandera a cuadros a velocidad moderada ante el júbilo de los más de 400.000 espectadores que abarrotaban el óvalo.

2

Su triunfo, además, bate récords por doquier. A sus 24 años, es el séptimo ganador más joven de la historia de la carrera, el más joven desde Jacques Villeneuve en 1995, y el segundo más joven de las últimas seis décadas. Es el noveno rookie en la historia en ganar la Indy 500, el cuarto en la era moderna (desde 1955), el primero desde Hélio Castroneves en 2001 y el primer rookie estadounidense desde George Souders en 1927. Además, su margen de victoria (4.4 segundos) es el más amplio desde el de Juan Pablo Montoya en el 2000, a pesar de quedarse sin gasolina.

Rossi devolvió al Victory Lane de Indianápolis a Herta (esta vez como co-propietario), cinco años después de que el malogrado Dan Wheldon ganase la carrera en el centenario de la misma. A las puertas de esa gloria se quedó, al igual que hace tres años en su carrera debut, Carlos Muñoz. El colombiano había rodado en el top 10 en toda la prueba, avanzó posiciones en la segunda mitad de carrera y se batió en un duelo de varias vueltas con Josef Newgarden, al que ganó por 4 décimas. Sólo la apuesta de Rossi pudo con él.

3

Newgarden fue el único piloto que se mantuvo consistentemente en cabeza durante toda la carrera. Formó parte del grupo que dominó las primeras 120 vueltas, junto a James Hinchcliffe, Townsend Bell y Ryan Hunter-Reay. Estos dos últimos, compañeros de equipo, desaparecieron de la pelea después de que Bell colisionase en boxes con Hélio Castroneves y se cruzase en el camino de Hunter-Reay. Hinchcliffe tuvo opciones hasta casi el final, pero tuvo que conformarse con ser séptimo.

En cuarto lugar acabó Tony Kanaan, que intentó poner tierra de por medio junto a Castroneves alrededor de la vuelta 140 hasta que fueron neutralizados por los cautions, y que también se quedó corto de gasolina al final cuando peleaba con Muñoz y Newgarden. La quinta posición fue a parar a manos de Charlie Kimball, que ganó posiciones en los compases finales y lideró el contingente de Ganassi, tras terminar por delante de un combativo J.R. Hildebrand.

4

Fue un mal día para Penske, a los que las esporádicas apariciones en cabeza de Castroneves (toque con Hildebrand que le dañó un pontón) y Pagenaud (salida insegura de boxes) les sirvieron de poco. Juan Pablo Montoya fue el primer abandono de la prueba al accidentarse en la vuelta 63, y Pagenaud terminó en 19º lugar, por lo que un Will Power poco brillante fue el mejor del equipo en décima posición, tras Scott Dixon y Sébastien Bourdais, otros pilotos que trataron de buscar el fuel gamble sin éxito.

En cuanto a Oriol Servià, la posición final del piloto español deja un regusto amargo respecto a su actuación. Unas difíciles primeras vueltas y una penalización por exceder el límite de velocidad en el pit lane le hizo caer de 10º en parrilla a 20º. Volvió al top 10 alrededor de la vuelta 120, avanzó posiciones a buen ritmo e incluso llegó a ser cuarto antes de tener que efectuar su parada a seis vueltas del final. Terminó en 12ª posición en un día en el que se podría incluso haber soñado con más.

Indianápolis ha celebrado la edición número 100 de una de las citas más legendarias de la historia del automovilismo a lo grande, con hasta 54 cambios de lider, un final apasionante y un vencedor absolutamente inesperado. Ni el propio Rossi habría podido imaginarlo hace apenas unas semanas. Las vueltas que da la vida… La IndyCar seguirá dando vueltas muy pronto: la próxima semana, en el Belle Isle Park de Detroit, por partida doble.

5

Foto de cabecera: latimes.com
Fuente: revistasafetycar.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s